s

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri.

Tercer Chakra

Tercer Chakra

El tercer chakra, llamado Umbilical o, según su nombre sánscrito, Manipura. Está situado en la zona del ombligo y se vincula al plexo solar.

 

Color: amarillo

Elemento: Fuego

Sentido: Vista

Mantra asociado: RAM

Nota musical: mi

Frecuencia de vibración: 330 Hz

Periodo de máxima actuación: 15-21 años

 

PLANO FÍSICO.

 

Manipura se corresponde con el centro físico del cuerpo y se ha vinculado al plexo solar: la red de filamentos nerviosos y vasculares de donde parten las que inervan órganos como son el estómago, intestinos, hígado y páncreas.

 

El estómago y los intestinos: su función es la de utilizar los alimentos como materia prima para extraer de ellos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Además también  se utiliza mucha energía que, por otra parte, también se libera. Por estar situado en el medio del cuerpo, ejerce una doble función de coordinación y control.

 

El hígado: metaboliza las grasas y cuando necesitamos energía, el órgano libera glucógeno para proveer al cuerpo la fuerza que necesita. Depura todos los alimentos que tomamos separando los nutrientes de las sustancias tóxicas.

 

El páncreas: vierte en el intestino jugos que contribuyen al proceso digestivo, y controla el nivel de glucosa en sangre.

 

PLANO EMOCIONAL.

 

El aparato digestivo es particularmente vulnerable ante todo tipo de trastorno afectivo o que entre en el campo de las emociones: el miedo produce un nudo en el estómago; el estrés y la ansiedad generan un gran variedad de dolencias digestivas; los estados de intenso nerviosismo a menudo provocan nauseas, etc. En el aparato digestivo se reflejan muchas emociones tanto buenas como malas.

 

Las reacciones de rechazo psicológico, de aversión, a menudo se manifiestan a través del estómago con vómitos.

 

También tiene relación con los contactos que se establecen con otras personas, si el tercer chakra se encuentra bien fortalecido y equilibrado, las relaciones con los demás serán fluidas y fáciles de sobrellevar.

 

PLANO MENTAL.

 

Así como el aparato digestivo absorbe los alimentos y los nutrientes que ingerimos, la mente, de forma similar, los acontecimientos que se producen en el entorno y en nuestro interior.

 

Por medio de los sentidos recibe datos concretos y los asimila comparándolos con otros, categorizándolos y clasificándolos para, por último, simbolizarlos por medio del lenguaje o de cualquier otra manera.

 

El tercer chakra tiene relación con las ideas acerca de uno mismo y de la realidad, según éstas estén bien o mal concebidas, sean erróneas o válidas, esas emociones que experimentamos nos aportarán felicidad o sufrimiento.

 

PLANO ESPIRITUAL.

 

Como dijo Carl Jung: «Dios es una realidad del alma». Sin embargo, no todos los hombres tienen acceso a esta concepción de la realidad; para muchos, el mundo comienza y acaba en sí mismos o, como mucho, en algunos familiares y amigos que le rodean.

 

Oponen, desde la mente y el pensamiento, una tenaz resistencia a lo que el alma les muestra con absoluta simplicidad.

 

Más allá de la forma que se le ponga a Dios, la concepción de algo superior es tan natural como respirar. Es aceptar con humildad que el «Yo» no es el centro del universo sino parte de él. Hasta que este «yo» no se disuelva, no se integre con el todo, no se podrá avanzar a través de Manipura en el camino a la iluminación.