s

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri.

Cuarto Chakra

Cuarto Chakra

El cuarto chakra tiene un nombre sánscrito: Anahata; pero también se le conoce como chakra cardíaco. Este chakra se encuentra en el centro del pecho, a la altura del corazón.

 

Color: verde.

Elemento: Aire.

Mantra asociado: YAM.

Sentido: Oído.

Nota musical: fa.

Frecuencia de vibración: 349 Hz.

Período de máxima actuación: 21-28 años.

 

Influencia en el plano físico.

 

Anahata coincide también con uno de los plexos importantes del cuerpo físico: el plexo cardíaco, que se encuentra entre las tres capas que forman el corazón (endocardio, miocardio y pericardio). La función que tiene el corazón es única y clara: es el motor que hace circular la sangre en el organismo y gracias a ello, los elementos nutritivos, los de desecho y el imprescindible oxigeno es llevado a todas las células del cuerpo permitiéndoles, continuar vivas.

 

Anahata también se relaciona con una glándula de secreción interna llamada timo. Ésta tiene funciones inmunitarias y protectoras.

 

Influencia en el plano emocional.

 

Si hay una palabra con la cual se puede relacionar al cuarto chakra, ésa es AMOR. En él comienza la verdadera disolución del ego.

 

El «yo» no termina ni en uno mismo ni en la familia; se extiende a los amigos, a los animales que nos rodean, a los vecinos que conviven en el mismo barrio, a los compatriotas que comparten una nación e incluso a los extranjeros. Los dolores de la humanidad son sentidos como propios y, frente a ellos, no cabe egoísmo alguno.

 

Este sentimiento de amor universal es lo que más puede fortalecer el cuerpo, la mente y el espíritu de cualquier ser humano; es la mejor protección ante los problemas cotidianos y la mayor garantía de felicidad.

 

Influencia en el plano mental.

 

El equilibrio de Anahata despierta el amor universal y cuando eso sucede, se producen cambios muy importantes en la mente:

 

Perdemos la desconfianza y el temor a los problemas que pueden ocasionar los demás, por lo que no tenemos que defendernos de ellos.

 

La afectividad fluye libremente, lo cual implica una liberación mental.

 

Las polaridades se disuelven y se adquiere una percepción mucho más cabal y certeza de la realidad.

 

El equilibrio de Anahata, permite entrar en una nueva dimensión del ser. Los falsos pensamientos son más fácilmente eliminados dando lugar, por tanto, a una mayor lucidez.

 

Ejercicios para el cuarto chakra.

 

Uno de los trabajos que más contribuyen a la apertura de Anahata es la práctica de la bondad y la generosidad. Palabras de Sidarta Gautama:

» El odio se conquista con el amor»

 

Utilizando el mantra YAM (yaaaaaam).

 

Se puede utilizar siempre que se haga meditación y concentración. Como el oído está relacionado con Anahata, su utilización se sumamente beneficiosa.